Iniciativa Valor al Campesino exige mayor atención a quienes producen 40% de los alimentos

 Fundamental mejorar el programa de subsidios productivos al campo

Es necesario un programa integral para las y los campesinos

Ciudad de México, 14 de julio.

Las organizaciones civiles, campesinas, académicos y personas interesadas reunidas en la iniciativa Valor al Campesino, en el contexto de la aprobación del gasto público, exigen un mejor diseño y ejecución del programa S266 creado para los productores de pequeña escala en México desde la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, SAGARPA.

La Iniciativa Valor al Campesino tras la consulta, experiencia y análisis de las organizaciones sociales que la conforman, propuso la creación de un programa en apoyo de las y los campesinos en 2015, que apareció por primera vez en la estructura programática del Programa Especial Concurrente (PEC) de 2016 bajo la clave presupuestal S266 -“Apoyo a los pequeños productores”.

Es importante considerar que los productores de pequeña escala representan 68% de las unidades de producción del país, generan 3 de cada 4 empleos en el campo y producen 40% de la producción agropecuaria nacional, según datos de Subsidios al Campo, y reciben la menor cantidad de apoyos del gobierno, con tan solo 17% de los subsidios productivos.

Hay aspectos comunes en las políticas internacionales más avanzadas de apoyo a la pequeña agricultura. Estos incluyen, una definición e identificación precisa de la población objetivo a nivel nacional, estatal y local, un programa con componentes coordinados y complementarios entre sí, o una única institución con programas con las mismas características, de tal forma que el productor reciba un conjunto articulado de servicios complementarios suficientes para resolver los problemas y estimular procesos de desarrollo crecientemente auto-sustentados.

Dichos componentes o programas de apoyo a la pequeña agricultura en lo esencial incluyen y se limitan a: la innovación tecnológica; servicios de asistencia técnica, legal y contable a la gestión empresarial individual y asociativa; asociatividad económica a nivel local y territorial; acceso a mercados y comercialización; acceso al financiamiento de capital de trabajo e inversiones; conservación y manejo de recursos naturales; en algunos casos pero no siempre, inversión en infraestructura comunitaria y predial de relativamente bajo.

En este contexto, el programa que SAGARPA implementó en 2016 presenta grandes retos en su diseño integral: los sujetos productivos al que va dirigido y los requisitos que se necesitan para acceder al mismo no están alineados con las necesidades de las y los campesinos. Por ello, proponemos reestructurar este programa desde su diseño, alcance y ejecución escuchando a los beneficiarios potenciales y construyendo una política pública agroecológica y agroalimentaria con una visión alternativa para el campo y un modelo basado en las y los campesinos y consumidores.

La Iniciativa Valor al Campesino ha señalado desde su lanzamiento que la labor de los productores de pequeña escala permite combatir el mayor problema de salud pública en México: la epidemia de obesidad. La diversidad de cultivos es indispensable para el fomento de dietas variadas que contribuyen a enfrentar el problema de la desnutrición, el sobrepeso, la obesidad y la diabetes, altamente presentes en nuestro país.

Por esto consideramos que los agricultores de pequeña escala son sujetos productivos indispensables para el desarrollo del campo y para garantizar el abasto de alimentos diversos, frescos y saludables; son una pieza clave para mejorar la economía y la alimentación  de los mexicanos. Es urgente revalorar el papel del productor de pequeña escala, así como hacer plenamente eficientes los programas dirigidos a este sector, al igual que los apoyos técnicos y económicos, ya que mejorar sus condiciones productivas redunda en beneficios para toda la sociedad.

“Tenemos que abrir un nuevo capítulo en la estrategia de apoyo y promoción del campo mexicano que sitúe en su centro a las y los campesinos, y como resultado, a todos los consumidores que deseamos tener acceso a alimentos asequibles, frescos, locales y saludables tanto para nosotros como el medio ambiente”, – Víctor Suárez, ANEC

Por ello, y para construir una visión más amplia, nos reuniremos  en el Foro Nacional,Valor al Campesino: por una política pública agroalimentaria construida por las y los campesinos los próximos 18 y 19 de julio a partir de las 9:00 am en el salón de eventos del Hotel Geneve.

Iniciativa Valor al Campesino

Creada en 2015 y conformada por organizaciones de la sociedad civil y organizaciones campesinas: Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (ANEC)[1], Ashoka[2], El Poder del Consumidor[3], Fundar, Centro de Análisis e Investigación (FUNDAR)[4], Semillas de Vida[5]y Subsidios al Campo[6] y Nuup.[7] Busca conjuntar los esfuerzos -desde diversos enfoques- para mejorar las condiciones de vida de los campesinos y la promoción de medio ambiente sano y la alimentación saludable para el conjunto de la sociedad mexicana.